No importa lo que las películas de dibujos animados hayan mostrado. No hay nada más terrorífico que una plaga de ratas. Estos animales son persistentes, resistentes, rápidos y agresivos. No sólo nos parecen desagradables, sino que son transmisoras de un montón de enfermedades. Son la tercera plaga más común en toda España y las ratas en Málaga se han convertido en un problema de salubridad en muchas zonas. ¿Has visto una rata en tu casa? ¿Ya sabes qué hacer? 

  • Plagas de ratas

Tener una plaga de ratas es mucho más común y fácil de lo que parece. Estos animales se reproducen a una velocidad pasmosa. Tienen un tiempo de gestación relativamente corto (22 días) y pueden parir hasta 12 crías en cada parto, que a su vez en apenas 2 meses serán maduras y podrán comenzar el ciclo reproductivo. En unos pocos meses puedes tener una población de cientos de ratas. 

Una rata de alcantarilla, de las que parecen conejos, o las más pequeñas pueden hacer un nido en un rincón olvidado y convertirse en un dolor de cabeza. Lo único que necesitan es un poco de comida y un lugar donde no las molesten. Es por esto que resulta de vital importancia encargarse del problema apenas se ven los primeros signos de que puedes tener roedores en tu espacio: heces, el olor de su orina o el avistamiento de alguna rata adulta. 

  • Contagio de ratas

Las ratas son peligrosas porque están relacionadas al contagio de enfermedades peligrosas. Son vectores para enfermedades como la rabia, cólera, hepatitis, salmonelosis, mononucleosis, entre muchas otras. No hace falta tener contacto con la rata para contraer la enfermedad, basta con que ella camine sobre los alimentos o los pruebe, también puede contaminar el agua con su contacto o sus excrementos. 

La rata también es portadora de parásitos que pueden causar enfermedades a animales domésticos y a humanos. De hecho, la peste negra que acabó con la mitad de la población europea en el siglo XIV fue causada por la pulga que portaban las ratas negras. Si bien la peste ya no es un riesgo tan grande como en esa época, la rata sigue siendo una plaga de cuidado. 

Es importante que aprendas que no es lo mismo una rata doméstica que un ratón. Son parientes, pero son animales de especies diferentes. La primera gran diferencia es el tamaño. Las ratas son más grandes que los ratones, aunque sus dimensiones varían según la especie. Tiene las patas más grandes aunque sus orejas son más pequeñas. El morro suele ser más largo y los bigotes más cortos. 

Otra gran diferencia entre los ratones y las ratas es su temperamento. El ratón es escurridizo y ante cualquier amenaza su respuesta será huir y esconderse; pero la rata es más agresiva. Suelen chillar, morder y arañar. No temen saltar encima de la amenaza y defenderse. 

Ambos roedores comparten características especiales: son muy ágiles, corren muy rápido, saben nadar (mantienen durante un gran periodo de tiempo la respiración bajo el agua), pueden vivir mucho tiempo sin comer ni beber y son muy flexibles. Pueden viajar por las cañerías, escurrirse por agujeros minúsculos y sobrevivir a condiciones extremas. De hecho, pueden entrar a tu casa por el baño.

  • Problemas con los roedores

Si tienes problemas con roedores puedes intentar soluciones caseras. Hay trampas y venenos que pueden ser muy efectivos en caso de infestaciones pequeñas, aunque ellos tienen sus propios riesgos, sobre todo si tienes niños pequeños o mascotas. Este tipo de métodos deben ser usados con mucha precaución, sobre todo si son trampas y debe manipularse a la rata moribunda o viva. 

Si tu problema ha avanzado y te enfrentas a una plaga de ratas no hace falta que arriesgues tu bienestar o el de tu familia. La mejor opción es llamar a una empresa de exterminadores, quienes cuentan con la experiencia, tecnología y pericia necesaria para enfrentar un problema de esta magnitud sin arriesgar tu salud. Ellos podrán encargarse de todo en el menor tiempo posible y de forma definitiva. 

malaga que hacer con las ratas

WhatsApp chat